Por: Jorge Maldonado Díaz

Luego de ser emboscados tres policía de Fuerza Civil perdieron la vida, cuatro resultaron lesionados y tres más entre ellos una mujer, están secuestrados y sus cuerpos fueron encontrados ejecutados, en el municipio de Anáhuac, Nuevo León.

Los hechos ocurrieron a la altura del kilómetro 15 de la carretera a Colombia a unos 15 kilómetros de Congregación Colombia.

Aparentemente, 10 camionetas blindadas salieron de una brecha con gente fuertemente armada.

Estos al ver a las dos unidades de Fuerza Civil comenzaron a dispararles con armas de grueso calibre.

Los delincuentes utilizaron ponchallantas lo que ocasionó que una de las unidades policíacas terminará volcada.

Durante el ataque, los uniformados solicitaron apoyo a las demás corporaciones quienes de inmediato mandaron a elementos de esa corporación y a policías federales.

Cuando los refuerzos llegaron en el lugar había camionetas abandonadas, decenas de casquillos percutidos sobre el asfalto, una patrulla volcada y los tres cuerpos de los uniformados.

Cómo Alonso Cruz González, Humberto Asunción Ramos Guajardo y Carlos Andre Hernández de la Cruz fueron identificados los elementos que perdieron la vida.

En el lugar no localizaron a tres uniformados más, aparentemente fueron secuestrados por el comando armado.

Desafortunadamente, estos policías fueron localizados en los límites de Nuevo León y Tamaulipas ya sin vida, los ejecutaron y sus cuerpos fueron dejados a un costado de la carretera.

De los elementos policíacos heridos, estos fueron llevados a un hospital en Anáhuac, Nuevo León mal heridos, incluso uno de ellos sufrió la amputación de un brazo.

En la zona del ataque, las autoridades encontraron casquillos percutidos de un Fusil Barret calibre 50 y AR-15.

En el lugar hay un fuerte despliegue policiaco en busca de los agresores que se presume huyeron hacia Tamaulipas.