Premian proyecto que reduce costos en industria metalmecánica

25

San Pedro Garza García, Nuevo León.- Un proyecto estudiantil que busca reducir los costos por el desgaste de herramientas en la industria metalmecánica de hasta un millón de dólares al año fue el ganador de la segunda edición del Premio Frisa-UDEM a la Excelencia en la Aplicación Práctica de la Ingeniería y las Tecnologías.

El galardón se otorgó al trabajo Guía de diseño para procesos metalmecánicos utilizando texturizado láser, desarrollado por Natalia Rodríguez Martínez y Marcelo Posada Leal, estudiantes de noveno semestre del programa académico de Ingeniero Mecánico Administrador de la Universidad de Monterrey.

La ceremonia de premiación se realizó esta tarde, en la Sala 1 de Educación Continua de Estoa, tras una convocatoria para reconocer al mejor proyecto de prácticas del alumnado de la Escuela de Ingeniería y Tecnologías de la UDEM durante el semestre Primavera 2019.

El evento estuvo presidido por Mario Páez González, rector de la UDEM; Carmen Garza T Junco, directora general de Fundación FRISA; Carlos Basurto Meza, vicerrector de Educación Superior, y José Benito Flores Juárez, director de la Escuela de Ingeniería y Tecnologías, ambos de la UDEM.

Olivia Maricela Barrón Cano, directora del Departamento de Ciencias Computacionales de la UDEM, fungió como maestra de ceremonias de la entrega del premio, que consistió en un monto de 35 mil pesos por cada estudiante ganador para invertir en su preparación académica o profesional de actividades: asistencia a un congreso, curso, diplomado o certificación de su disciplina.

El trabajo del equipo ganador tuvo como asesores a Demófilo Maldonado Cortés y Laura Peña Parás, profesores de la Escuela de Ingeniería y Tecnologías de la UDEM.

En su mensaje, el rector Páez González convocó al alumnado a continuar participando en este certamen, porque este tipo de proyectos son los que las empresas necesitan, y que cuando un profesional egrese, tenga la experiencia en la dinámica y las necesidades de una organización.

“El poner esa iniciativa, junto con el talento y la innovación y las ganas de aprender y de hacer y de transformar al mundo, es muy valioso; que cada quien vaya avanzando más y tengamos oportunidad de hacer proyectos prácticos para que cuando lleguen a una empresa, ya sepan de lo que se está necesitando”, expresó.

El rector se mostró gustoso de escuchar que el estudiantado ya utiliza metodologías como la de las empresas ágiles, además de que están utilizando y aprovechando los equipos con que se cuenta: las impresoras 3D, los equipos metalmecánicos o los laboratorios.

Garza T Junco estableció que, a lo largo de 14 años, la Fundación Frisa ha buscado apoyar proyectos sociales en diversos ámbitos: educación, desarrollo comunitario, discapacidad y salud.

“Para nosotros, los proyectos valiosos que hace la UDEM es muy importante apoyarlos, porque dicen que los jóvenes son el futuro, pero realmente los jóvenes son el presente; son quienes están poniendo la vara muy alta y están dando ejemplo de lo que se puede hacer”, indicó.

La también consejera de la UDEM llamó igualmente a continuar participando, porque “el proceso es igual o más valioso que el resultado; que aunque al final solo puede ganar uno en esta o en otra convocatoria, el proceso que se sigue de profesionalización, de prueba y error de trabajo en equipo es muy valioso”.

La benefactora afirmó que, al salir al mercado laboral, quienes ya participan en él “se van a dar cuenta que es una constante de participación con otros compañeros de muchas carreras, universidades o ciudades”.

Por su parte, Natalia Rodríguez Martínez explicó brevemente que, por medio del proyecto, es posible reducir el coeficiente de fricción, el desgaste, aumentar la vida útil y la capacidad de carga del material de la herramienta.

“Se trata de una tecnología muy económica (…); con esto, las empresas pueden reducir costos que absorben del constante cambio de herramientas por su desgaste; las herramientas van a durar más”, sostuvo.

Natalia, la única asistente del equipo a la ceremonia de premiación debido a que su compañero de estudios se encuentra fuera del país trabajando en su Proyecto de Evaluación Final para graduarse, señaló que este proyecto está en proceso de patente y, posteriormente, se buscará implementarlo en empresas.

“Hicimos estimaciones para maquinado en una CNC en insertos de corte, utilizando 30 máquinas en un año, puede llegar a un ahorro de un millón de dólares”, precisó.

Para esta segunda edición, respondieron a la convocatoria 105 alumnos, quienes trabajaron durante el semestre Primavera 2019 en 33 proyectos de prácticas.