Hechos son amores, no razones

0
138

Mientras los regios vivimos con los ojos llorosos y la nariz tapada por la contaminación, tal parece que ese tema a quien de plano le ciega es a la candidata Claudia Sheinbaum, al manifestarse a favor de que la Refinería de Cadereyta continúe operando.

Ella está en campaña, recibe información de asesores que viven en la Ciudad de México, y por obvias razones, sigue la filosofía del presidente Andrés Manuel López Obrador. Nosotros quienes vivimos en el área metropolitana de Monterrey -Los Regios- respiramos, nos ahogamos y padecemos enfermedades por esa contaminación.

Algo muy importante es cómo cada día al menos un miembro de cada familia residente en la zona ve mermada su salud a consecuencia de los contaminantes. La contaminación también “pega” fuerte en la economía familiar, que sumada a los altibajos del clima hace estragos en los bolsillos de cada ciudadano.

Sheinbaum tiene razón cuando dice que la Refinería de PEMEX no es la única fuente contaminante, pero no, cuando dice que las partículas que emiten las pedreras y otras industrias son más dañinas. O sea, ella señala las partículas de 10 micrones (PM10) son las que dañan más que las emitidas por la industria petrolera, las PM2.5, que en realidad son las que llegan hasta el torrente sanguíneo y pueden generar enfermedades cardiovasculares y respiratorias, además de cáncer pulmonar. https://www.gob.mx/semarnat/articulos/particulas-suspendidas-pm10-y-pm2-5-danan-salud-y-medio-ambiente

Que no nos lleve la corriente de la euforia electoral, ya no podemos vivir de promesas de campaña, al igual que los problemas que padecemos por la contaminación, evaluemos los que vivimos por los “compromisos” de los candidatos, hace años que prometieron modificar los procesos de refinación, la propia paraestatal informó que trabaja con combustóleo, que en Nuevo León se vende la gasolina más sucia -y la más cara- y por información periodística que la inversión para disminuir la contaminación en la planta de Cadereyta ha sido mínima, sino es que nula.

Cada vez que padezca los efectos de la contaminación dese tiempo para analizar, razonar y decida hacia dónde orientará su decisión electoral… ni tamales, ni despensas, ni beneficios por edad o discapacidad son más grandes que la salud misma, que cada día merma nuestra economía.

Amor con amor se paga

@angelicasvalle