Si la Fiscalía lo solicita, ex presidentes deberán comparecer

43

Ciudad de México.-Los ex presidentes mexicanos Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón tendrán que comparecer ante la justicia tras la denuncia de Emilio Lozoya, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), que los implica en el caso de Odebrecht, afirmó este miércoles, Andrés Manuel López Obrador.

«Implica que sean llamados a comparecer, que declaren, los dos ex presidentes, entre otros servidores públicos, o sea, tienen que declarar el ex presidente Calderón, el ex presidente Peña, el diputado al que hacen mención, los senadores, todos los mencionados», aseguró.

Lozoya, ex director de Pemex fue acusado de recibir sobornos de Odebrecht, sin embargo, este martes denunció a y acusó de manera formal a Peña Nieto y a Luis Videgaray, ex secretario de Hacienda, de participar en la trama de corrupción, como reveló la Fiscalía General de la República (FGR).

De acuerdo a su declaración, señalo a ambos ex funcionarios de haberle ordenado usar 100 millones de pesos  de los sobornos en la campaña electoral de 2012 y después, ya en el Gobierno, destinar 120 millones de pesos para comprar el voto de cinco senadores y un diputado en la reforma energética de 2013.

Calderón también

Además, Lozoya apuntó al sexenio de Felipe Calderón (2006-2012) por presuntos privilegios para la planta petroquímica Etileno XXI, vinculada con una compañía mexicana que es socia de Odebrecht.

La Fiscalía indicó que existen cuatro testigos, recibos y un vídeo, que López Obrador pidió difundir este miércoles.

«Es conveniente el que se ventile este asunto y todos los que tienen que ver con la corrupción, estoy también de acuerdo en que se otorguen beneficios a los que aporten información, claro, con pruebas fehacientes», argumentó el mandatario.

Luego de ser extraditado de España, Lozoya afronta cargos de cohecho, asociación delictiva y lavado de dinero, sin embargo, es tratado como testigo «protegido» o «colaborador» para que revele los nombres y el monto de los políticos que recibieron sobornos, en particular de los involucrados en la aprobación de la reforma energética.

López Obrador reiteró su «postura política» de que es necesaria una consulta pública para juzgar a los ex presidentes.

«Hay quienes dicen cárcel, aunque sea un año pero cárcel, yo digo que lo que digan los jueces, pero a mí lo que más me importa es que moralicemos a México que se destierre la corrupción, que se purifique la vida pública», insistió.

Aun así, aseguró que él no obstaculizará el proceso judicial al recalcar que la Fiscalía es autónoma.

«No puedo convertirme en encubridor, en cómplice, yo doy mi opinión, creo que lo mejor es que se conozca todo, que la gente sepa qué sucedió y que la gente decida», dijo.