Regios se quedan en casa, central de autobuses luce vacía

32

Por: Jorge Maldonado Díaz

Monterrey, NL.- Al iniciar el período vacacional de Semana Santa, en esta ocasión la Central de Autobuses lució vacía contrario a otros años.

Este sábado no había gente corriendo de un andén a otro en busca de su autobús, ni gente dormida esperando alguna salida extra, ni las filas para la adquisición de un boleto, era muy poca la gente que llegaba a la Sultana del Norte y muy poca la que salía del estado

Los lentes y las gorras que portaban los viajeros antes de salir fueron cambiados ahora por un cubre bocas y gel antibacterial.

Lo anterior en respuesta a las medidas sanitarias interpuestas por las autoridades estatales por el Covid-19.

En dos entradas, personal de Aliados Contigo y de la propia estación verificaron el estado de salud de los viajeros, tomaron la temperatura y preguntaban si tenían algún malestar.

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Social, en total están participando 54 colaboradores del programa Aliados Contigo.

Los pasajeros que llegan o salen del estado y que presentan síntomas de riesgo (tos, fiebre, malestar físico o dolor al respirar), son canalizados al módulo instalado por la Secretaría de Salud, sin que al momento se registrará un caso extraordinario.

Al exterior de la Central también las cosas eran totalmente diferentes, no había gente llegando en cuestión de segundos y mucho menos las enormes filas de taxis que llegaban a dejar gente.

En estas fechas, circular por la avenida Colón era todo un viacrusis, la aglomeración abarcaba todo colón hasta la avenida Cuauhtémoc.

Las autoridades municipales de Monterrey, la Policía Estatal y la Policía Federal redoblaban esfuerzos para agilizar la situación.

La gente encargada de ayudar a cargar las maletas con dificultad encontraba clientes para llevar las maletas.

“Estoy desde la mañana y no he juntado ni los 100 pesos, esto ésta muy solo, hay muy poca gente”, advirtió Pedro, uno de los tantos carga maletas que brindan sus servicio en este lugar.

Los vendedores de boletos argumentaron que la venta era floja, para estas fechas ya hasta tenían corridas extras, sin embargo, ahora muy a penas y llenan un autobús.