Olmo, el hijo de todas

96
Foto: Avimex

Myriam Muñoz Maldonado

Mira mamá ese es el niño que te digo que está bien pinche loco¨ le dijo un niño a su mamá. Yo alcancé a escuchar porque estaban del otro lado de la calle en que caminábamos mi hijo y yo; por inercia voltee y alcancé a ver al niño apuntándonos y a la mamá atacada de la risa, muy divertida con las ocurrencias de su hijo.

Puede haberla alcanzado, recriminarle lo mal que educa a su hijo, gritarle mil cosas dentro de mi coraje; luego vi a Iván que ni siquiera se había percatado del hecho, estaba contento, en lo suyo y lo dejé pasar, yo no le iba a dar ese ejemplo a mi hijo.

Comento esto, porque el pasado domingo, como todos los mexicanos, vi los óscares, vi a Cuarón y a sus dos hijos; no necesité leer en los medios sobre la condición de su hijo; desde que lo vi en la alfombra roja, lo supe, como imagino le ocurrió a cada mamá que tiene un hijo dentro del espectro y como cada una de ella lo hubiera hecho, me lo guardé para mí, porque nosotras hemos aprendido a no juzgar, ni para lamentarme, ni para criticar.

Luego vinieron los memes, los comentarios ofensivos, las burlas y recordé aquella ocasión que mencioné al principio y como por un momento la ira estuvo a punto de cegarme; imaginen que eso no fue de una esquina de la calle a la otra, esto fue global, con su cara, sus compañeros de clase lo vieron, sus vecinos, todos los que tienen un dispositivo, el pobre chico ha quedado expuesto de una manera tan terrible.

Si aquellas personas que hicieron memes hubieran sabido la dura prueba por la que estaba pasando Olmo; de entrada iba vestido con ropa que seguramente le resultaba incómoda: había bastante ruido, luces, gente; no olvidemos que el sistema sensorial de una persona dentro del TEA está maximizada; sus sentidos perciben mucho más que los de una persona que no está dentro del TEA. No quiero imaginar lo que fue para él, ver todos esos flashazos en su cara.

Pero la gente no se puedo detener a pensar que talvez no lo hizo a propósito, porque quién iba a querer provocar todo aquello de manera voluntaria? Era obvio que el chico estaba en medio de una situación difícil, la que por cierto supo manejar muy bien.

La pregunta de siempre es: en qué estamos fallando? Están fallando las autoridades por no informar o hacer leyes que les garantices sus derechos humanos? Estamos fallando nosotros como padres cuando permitimos que nuestros hijos sean parte de burlas y tratos despiadados, sin el menos respeto por la integridad de una persona?

Muchas veces la sociedad nos critica porque como mamás siempre estamos hablando de autismo, como que a la gente le harta; me ha tocado ver las caras que ponen algunas personas como diciendo: ¨ahí viene esta a hablar oootravez de su hijo¨

Lo triste es que no ha bastado, es como si le habláramos a la pared, por eso ni yo, ni las demás mamás podemos, ni debemos dejar de hablar e insistir en que la sociedad conozca, comprenda y acepte más sobre el autismo. El caso tomó fuerza por ser hijo de quien es, pero nos pasa a todos.

Felicidades Olmo, lo hiciste muy bien, sabemos que no fue fácil, a todos aquellos que hicieron memes: que le están enseñando a sus hijos o qué les están enseñando sus padres.

Por último: vamos a seguir hablando y pidiendo una sociedad más empática, por mi hijo, por el de Sandra, por el de Liliana, por el de Claudia, por el de Ileana, por el de Beba, por el de Adriana, por el de Mayra, por el de Erika, por el de lolys, por el de Alexandra, por el de Cristy, por la de Marisela, por el de Glenda, por el de Ali, por el de Mirna, por la de Mirthala, por la de Angélica y muchos más que no completaría; por los que conocemos y los que no y porque no, por el de Cuarón; porque en el autismo todas somos mamás de todos y todas.