Migrantes que violentaron frontera en Tijuana serán deportados: SEGOB

158

Frontera México – Estados Unidos (Tijuana)

Tensión, disparos de balas de goma y de humo y el cierre de la frontera fue el resultado del intento de cerca de 500 migrantes centroamericanos que se aglutinaron en el puento fronterizo de entrada a San Isidro, California, provenientes de Tijuana.

Los hechos ocurrieron al mediodía, cuando los migrantes llegaron al puente fronterizo y rebasaron la capacidad de los oficiales, logrando romper el cerco de forma violenta e ingresar a los Estados Unidos de manera ilegal, sin embargo, fueron repelidos con balas de goma y gas lacrimógeno por elementos de la Policía Fronteriza.

Ante la acción el gobierno mexicano, a través de la Secretaría de Gobernación informó que los migrantes identificados serán deportados a sus países de origen y reforzará los puntos fronterizos donde las personas irrumpieron en su intento por ingresar ilegalmente a los Estados Unidos.

Foto Excélsior

Violan seguridad

Desde el mediodía la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos cerró puentes viales y peatonales en ambas direcciones en el puerto de entrada de San Isidro, California.

La medida impactó el tránsito de uno de los cruces fronterizos terrestres más grandes entre San Diego y Tijuana, México, y el más transitado en el mundo.

No permitiremos ingreso ilegal

En tanto las autoridades norteamericanas mantuvieron su postura de mantener una vigilancia robusta en la frontera para proteger e impedir el ingreso de migrantes de forma ilegal.

La secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, acusó a hoy a miembros de la Carava Migrante centroamericana de intentar agredir a agentes fronterizos, pero sostuvo que Estados Unidos desea resolver la situación pacífica y concertadamente con México.

“Continuamos estando en contacto con las autoridades mexicanas y seguimos comprometidos a resolver esta situación pacíficamente, en concierto con nuestros socios mexicanos”, comentó Nielsen.

La titular del Departamento de Seguridad Interna (DHS) justificó la decisión de la administración del presidente Donald Trump de cerrar la garita de San Isidro, bajo el argumento de que grandes contingentes de migrantes intentaron entrar a Estados Unidos de manera ilegal.

Nielsen destacó que la administración Trump mantendrá una presencia robusta en la frontera y los puertos de entrada, con agentes y militares, para prevenir ingresos ilegales.

El jueves pasado, el secretario de Estado Mike Pompeo anunció que no se permitirá el acceso de los miembros de las caravanas de migrantes centroamericanos a territorio estadounidense.

Pompeo dijo haber estado en contacto cercano con el secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y con el canciller designado Marcelo Ebrard, para discutir el tema de las caravanas, junto con la secretaria Nielsen.

INM los deportará

A través de un comunicado, la SEGOB reitera que, a través del Instituto Nacional de Migración (INM) se procederá a deportar inmediatamente a las personas plenamente identificadas que participaron en estos hechos violentos. Asimismo, detalla que dichos actos de provocación, lejos de ayudar a sus objetivos, atentan contra el marco legal migratorio y pueden resultar en un grave incidente en la línea fronteriza.

“Esta Secretaría mantendrá de forma permanente la comunicación y plena coordinación con las autoridades de los tres niveles de gobierno en México, así como con el Gobierno de los Estados Unidos” señala el comunicado.

Cuántos son y dónde están

La SEGOB informa que el número de personas que conforman la llamada caravana migrante es de ocho mil 247. De estas, siete mil 417 se encuentran en el estado de Baja California, ubicadas en los municipios de Mexicali y Tijuana.

Asimismo, se informa que, de los 830 centroamericanos adicionales, 424 se encuentran ubicados en el albergue de Tláhuac, en la Ciudad de México; 253 transitan por el Estado de Sinaloa hacia Sonora; y 153 se trasladan por sus propios medios a la frontera norte del país.

En este contexto, cerca de dos mil centroamericanos que integraban las distintas caravanas han obtenido el apoyo del INM para su retorno voluntario asistido.

El Gobierno de México reitera su exhorto a los extranjeros en tránsito para que se acojan a los beneficios de regularizar su situación migratoria y acceder a los beneficios que ofrece el Estado, como trabajo formal, acceso a servicios de salud y educación pública, entre otros.