El niño que me molesta

151
Foto: Avimex

Myriam Muñoz Maldonao

¨Mamá, en la escuela hay un niño que me molesta¨
Me dijo Iván cuando estaba en segundo grado; yo intenté averiguar qué sucedía con las otras mamás y la maestra, pero nadie tenía idea de a qué se refería Iván, no había indicios de que algo estuviera pasando con sus compañeritos del salón, así que lo dejé pasar.
Pasó el tiempo y de nuevo Iván diciéndome que un niño que lo molestaba; le pregunté que quién, era, cómo se llamaba, pero en aquel tiempo, mi hijo tenía un grado de comunicación limitado, aunado a que no se sabía los nombres de sus compañeros, ni siquiera podía describirme cómo era físicamente; en la salida, no habíamos tenido la oportunidad de verlo; pensé que sería un chico de otro grado más arriba.
Volví a acercarme, esta vez con el director, pero al no tener más información, ni saber a ciencia cierta qué pasaba, pues no se podía hacer mucho.
Por otra parte Iván tampoco se lo tomaba tan en serio, era como si lo hubiese etiquetado y le hubiera dado ese papel.
Se hizo costumbre que entre sus breves pláticas me dijera: ¨Mamá hoy faltaron 4 niños a clase, incluyendo el niño que me molesta¨ hoy les tocó el aseo al equipo uno, donde está el niño que me molesta.
Era como si le hubiera asignado un rol o un personaje, es decir, Iván decía que lo molestaba, pero siempre lo tenía presente en su día a día, como que había hecho una especie de vínculo, lo cual es muy difícil para los Chicos con Asperger a esa edad.
Un día llegó y me dijo: ¨Mira mamá el niño que me molesta me regaló un tazo. ese niño me confunde, ¿es mi amigo o no lo es?
Entonces en lugar de tratar de averiguar quién era el niño, le pregunté: ¿no crees que tal vez te lo dio porque quiere ser tu amigo?
Se quedó pensativo.
Y ya que lo vi dispuesto y con la atención suficiente para responder; intenté de nuevo preguntarle qué había pasado, ya que en las ocasiones anteriores no había tenido éxito.
¿Exactamente cómo es que te molesta, te pega?
No. respondió el
¿Te dice groserías?
No. reiteró
¿Entonces qué te hace?
Me mira demasiado y eso me molesta, dijo enérgico
Tooodas mis conjeturas y hasta molestia, por aquello del bullying, se desvanecieron.

¿Qué sucedió con Iván? que ante su imposibilidad por leer el lenguaje no verbal de las personas, le generó una situación incómoda, incluso recordemos que, aunque no son muy buenos para mentir, si pueden percibir la realidad de diferente forma, justamente por esa incapacidad para interpretar la comunicación no verbal; así que al sentirse vulnerable, tomó aquello como una amenaza.
Le dije:¨ Iván ese niño no te molesta, a ti te molesta que te mire, pero eso no quiere decir que lo haga con la intención de molestarte, tal vez quiere ser tu amigo, recuerda que hasta te dio un tazo¨

Iván insistía que eso le molestaba mucho y yo le expliqué que así somos las personas todos miramos a todos y que no podemos pelear con quienes nos miran, que se acercara a su compañerito y hablara con él.

Finalmente lo entendió y al siguiente día me dijo que ya era amigo de él, que es muy agradable.
Iván tenía 8 años cuando se hizo amigo de Orlando, que es como se llama; Orlando es un buen chico y hasta la fecha se ven bien.
Pero aunque ya eran amigos Iván lo siguió llamando ¨el chico que me molesta¨por mucho tiempo; supongo que esa era su forma de identificarlo.