Científicos de Oxford desarrollan test rápido para detectar COVID 19

13

Monterrey.- Hasta ahora la técnica más rápida para detectar el COVID 19 era la diseñada por Jennifer Doudna, ganadora del premio Nobel de Química por desarrollar la tecnología CRISPR, que permite conocer en cinco minutos y a través del móvil si una persona está contagiada.

A pesar de eso los científicos buscaron una forma de identificar el SARS-CoV-2 en el menor tiempo posible. Ahora, a esta prueba hay que sumarle una nueva: el test de antígenos más veloz hasta el momento.

Este estudio es obra de los investigadores de la Universidad de Oxford y servirá para llevar a cabo pruebas masivas en aeropuertos y empresas.

Se trata de un dispositivo capaz de detectar la COVID 19 y distinguirla de otros virus con alta precisión, explicaron los autores en declaraciones recogidas por Reuters.

«A diferencia de otras tecnologías que tardan en detectar la respuesta de los anticuerpos o que son demasiado costosas, tediosas y consumen mucho tiempo de preparación, nuestro método es más rápido en detectar las partículas intactas del virus; lo que significa que es simple, extremadamente rápido y el costo es muy rentable», explicó el Profesor Achilles Kapanidis del Departamento de Física de Oxford.

Los investigadores esperan comenzar el desarrollo de este producto de prueba a principios de 2021, pero no estará disponible hasta seis meses después, por lo que podrá ayudar a manejar la pandemia a tiempo de cara al próximo invierno. Además, los expertos ya han adelantado que el mundo tendrá que convivir con el virus aun cuando exista una vacuna contra él.

«Una preocupación importante para los próximos meses de invierno son los efectos impredecibles de la co-circulación del SARS-CoV-2 con otros virus respiratorios estacionales. Hemos demostrado que nuestro ensayo puede distinguir de manera confiable entre diferentes virus en muestras clínicas, un desarrollo que ofrece una ventaja crucial en la siguiente fase de la pandemia», ha añadido Nicole Robb, investigadora de la Escuela de Medicina de Warwick.

Las pruebas rápidas de antígenos se consideran clave para realizar test de forma masiva en un momento en el que la segunda ola ataca en la mayor parte de países. Son más rápidas y económicas, pero también menos precisas que las PCR.