Avión presidencial será subastado, nadie lo quiso comprar

85

«Vamos a relanzar el esfuerzo (para venderlo) y el Gobierno mexicano ha decidido que el avión regresará a territorio mexicano para su resguardo por parte de la Fuerza Aérea mexicana, exhibirlo junto a las aeronaves del primer paquete de venta (de la subasta) y vamos a explorar tres alternativas para la comercialización», anunció Jorge Mendoza en la conferencia de prensa de esta mañana en Palacio Nacional.

Mendoza explicó que han existido potenciales compradores, pero que la compra no ha podido ser completada.

Las opciones que explora el gobierno federal para vender el avión presidencial son

  • intentar llegar a un acuerdo de venta con un comprador único;
  • la venta en copropiedad (que dos o más personas puedan asociarse y adquirirlo), y
  • rentar el avión.

El 3 de diciembre de 2018, el avión salió del aeropuerto de la Ciudad de México hacia el Aeropuerto de Logística, en San Bernardino, California, donde permanece embodegado y en espera de un comprador.

La nave, un Boeing 787-8 de la serie Dreamliner, fue adquirida en noviembre de 2012 y se entregó hasta el 3 de febrero de 2016. En dos años y 10 meses de servicio completó 214 vuelos dentro y fuera del país.