35

A través de su canal de You Tube, el presidente Andrés Manuel López Obrador aclaró que no se está despidiendo a ningún policía federal.

Por ello, las protestas realizadas el día de hoy por los elementos policiacos “no son una causa justa”, dijo en un vídeo de 5 minutos de duración.

Por ese medio ofreció disculpas a los ciudadanos “por las molestias que se ocasionan”. Y argumento: “No se está despidiendo a ningún policía federal”.

Explicó que “algunos elementos, alrededor de 10 mil, están pasando voluntariamente de la Policía Federal a la Guardia Nacional”.

Especificó que se trata de elementos que han pasado la prueba “porque no se acepta a cualquiera en la Guardia Nacional”.

Detalló que “los buenos elementos” están pasando a la Guardia Nacional. “Pero no todos”. Justificó esta selección debido a que hay elementos que no aprobaron el examen.

“Son elementos que no están en buenas condiciones, o no tienen conductas aceptables o porque incluso tienen problemas se salud”, señaló el presidente.

Aclaró que tales elementos no formarán parte de la Guardia Nacional, “pero van a seguir trabajando”.

AMLO recordó que en sexenios anteriores se contrataban a policías privados. “Era un negocio que se tenía desde el gobierno”.

Dijo que “eran alrededor de 50 mil elementos privados eran los encargados de vigilar oficinas públicas y otros eran guardaespaldas de funcionarios”.

Dijo que ya se terminaron los servicios de seguridad privada dentro del gobierno.

Pero sobre la situación, dijo: “No se va a despedir a nadie y todos los elementos mantendrán sus prestaciones”.

Señaló que la Policía Federal, creada hace 20 años, “no se consolidó, se echó a perder”.

Y que se pervirtió con más intensidad en el periodo en que dependió de la Secretaría de Gobernación, dijo.

Señaló que “desde arriba hacia abajo imperó la irresponsabilidad y la corrupción”. Y reiteró el problema se tiene que arreglar manteniendo el orden sin autoritarismo.

“Mediante el diálogo y con el uso de la razón”, argumentó.

Reiteró que el derecho a la manifestación “es sagrado”, por lo que recordó que nadie será reprimido.

Pero también subrayó que “no se está cometiendo ninguna injusticia”, contra los elementos de la Policía Federal.